Garaje 41

UNA BREVE HISTORIA DE GARAJE 41
Garaje 41 se constituyó como non-profit en 2018, pero el germen de su creación viene de mucho antes. Dos elementos clave fueron los catalizadores de esta particular reacción: una Sanglas 400e de 1975, y la Distinguished Gentleman’s Ride.

Aunque ya habíamos empezado a “cacharrear” con motos algunos años antes, no nos decidimos a hacer una restauración completa hasta 2012, cuando Fernando recibió una Sanglas 400e (de derribo) por su cumpleaños. La primera mirada a la moto, fue poco menos que impactante y…algo decepcionante, parecía mas una carga que un regalo. Había estado parada desde el año 91, estaba dada de baja de papeles y no tenía muchas de sus piezas, pero había potencial.

Sanglas 400e durante el proceso de cableado


Con ella aprendimos a cambiar retenes, arreglar frenos y suspensiones, cambiar ruedas, hacer líneas de aceite, carburar, pulir y esmerilar asientos de válvulas, a hacer reglaje de válvulas, cambiar los anillos del pistón, hacer el sistema eléctrico, arreglar el velocímetro… y a soldar, cortar, y pintar entre otras cosas.

El mejor momento fue el primer arranque. Es algo que te engancha y ya no hay vuelta atrás. Era muy ruidosa. Un rugido tosco e irregular con los balancines de las válvulas tableteando, acompañado de humareda y olor a aceite quemado. Una máquina peligrosa; petardeando, con llamaradas saliendo del escape, vibraciones como para saltar los empastes y nefarias intenciones de partirte el tobillo con la pata de arranque. Pero todos los presentes teníamos una sonrisa de oreja a oreja y la piel de gallina.

Unos retoques con el destornillador, y la bestia furiosa de hacía un minuto, ronroneaba como un gatito.

Motor Sanglas 400e, carburador Amal400 con trompeta de competición y circuito de gasolina en cobre.

Hicimos la restauración con el Arias Paz (Biblia de la mecánica) de la mano, y bajo la tutela de Alfonso Serrano, gran conocedor de la mecánica, que ahora tiene su propio museo de motos en Santa Marta de Tormes. Desde entonces, no hemos parado de poner motos en la carretera y no pretendemos parar en un futuro cercano.

El segundo elemento que impulsó la creación de Garaje 41 fue la Distinguished Gentleman’s Ride.


Nosotros somos de ese segundo grupo de “motoristas solitarios” que no encajan del todo en grandes salidas y disfrutan de la mecánica en casa, la carretera abierta y las pequeñas cosas. Buscábamos nuestro nicho dentro del mundo del motociclismo y gracias a nuestra afición por las clásicas y modificadas, lo encontramos en la DGR.
Eran nuestro tipo de motorista, nuestro tipo de motos y encima de todo, tenían una causa solidaria entorno a la que actuar. No se había hecho en Salamanca, pero la causa merecía la pena y había gente que podía estar interesada. En el peor de los casos nos reuniríamos un puñado de personas y aportaríamos nuestro granito de arena en la lucha contra el cáncer de próstata. No teníamos nada que perder.

Empezamos a hacer el papeleo para organizarla a título personal. Desde un primer momento, todo el mundo quiso ayudarnos, ya que la causa era muy bonita, pero nos dimos cuenta que burocracia era mucho más ágil si el organizador es una fundación o una asociación sin ánimo de lucro.
En la primera DGR de Salamanca, participaron unos 50 motoristas (con diversas cilindradas) que fueron hasta la Base Aérea de Matacán. Todo el mundo quedó entusiasmado, aportamos nuestro granito de arena en la causa, y quedó claro que había ganas de más.
La decisión estaba clara y había sido puesta ante nuestros pies.
Queríamos seguir fomentando el motociclismo clásico en Salamanca -como ya hacíamos en nuestro día a día-. Queríamos ofrecer alternativas dentro del mundillo a aquellos que buscan un carácter mas cultural y social, y estábamos interesados en aportar algo nuevo a la ciudad.
Por eso, gracias a una vieja Sanglas y al impulso de la Distinguished Gentleman’s Ride, nació Garaje 41.

¿QUÉ HACEMOS Y POR QUÉ LO HACEMOS?

Garaje 41 nace de la afición. Afición por la mecánica, la historia, el sentido de aventura y las ganas de marcar la diferencia. Garaje 41 es una asociación sin ánimo de lucro que busca promover el “motociclismo saludable” y apoyar esas causas y organizaciones, que lo merecen.

Adaptación de viejo colin de BMW en acero a Yamaha SR250. Estrechado central y curvado de laterales para seguir contorno del chasis.
BMW R100t durante proceso de restauración final. Pintura del depósito aun en imprimación
Comienzo de la restauración de BMW R100t tras desmontar el subchasis y la rueda trasera.

Con “motociclismo saludable”, nos referimos a un tipo de motociclismo enfocado a aquellas “ratillas de garaje”, cuyos elementos indispensables son: una caja de herramientas, un motor de combustión interna entre las piernas, una carretera en dirección a la sierra, y algo de suelto en el bolsillo para tomarse un pincho. Esos que van sin prisa y quieren disfrutar el momento.

En cuanto a las causas y organizaciones que lo merecen. Garaje 41 colabora activamente y codo con codo con Movember Charro, que recauda fondos para la Fundación Movember (Colaboradores de la Distinguished Gentleman’s Ride) en la lucha contra el cáncer de próstata y el suicidio masculino. Colabora con el CIC (Centro de Investigación del Cáncer) de Salamanca, centro de referencia en la lucha contra el cáncer. Con el Muséo MotoHistórica de Santa Marta de Tormes y con entidades locales como los ayuntamientos de Salamanca y Santa Marta de Tormes entre otros.

Contamos con el apoyo técnico de Crecedigital para crear y mantener esta página, y el equipo fotográfico de Salaestudio, que ha participado con nosotros en la DGR desde el primer año. Poco a poco estamos estableciendo una red de conexiones de la que estamos muy orgullosos, y que marcará la diferencia en nuestra sociedad.

Además del ámbito local, Garaje 41 está expandiendo sus fronteras con un proyecto internacional. Estamos recorriendo Europa del Este, en un proyecto denominado “Terra Incognita”. Pero esto ya lo hablaremos más adelante, que tiene tela. Muchos proyectos, muchos amigos, y todo, entorno al motociclismo responsable y con más clase. ¿Qué más de puede pedir?

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.